Qué hacer en Salvador de Bahía: una guía para disfrutar de la ciudad más colorida de Brasil

Qué hacer en Salvador de Bahía

Salvador de Bahía es una de las ciudades más vibrantes y fascinantes de Brasil. Con una rica historia, una cultura afrobrasileña única, una gastronomía deliciosa y unas playas paradisíacas, Salvador tiene mucho que ofrecer a los viajeros que buscan una experiencia auténtica y divertida. En este artículo, te propongo 10 planes imprescindibles que hacer en Salvador de Bahía, desde recorrer su centro histórico hasta bailar al ritmo de la música local. ¡Prepárate para enamorarte de esta ciudad!

Índice
  1. Pelourinho: el corazón colonial de Salvador
  2. Iglesias y conventos: el legado religioso de Salvador
  3. Mercado Modelo: el lugar ideal para comprar recuerdos
  4. Elevador Lacerda: el ascensor más famoso de Brasil
  5. Playas: el paraíso para los amantes del sol y el mar
  6. Farol da Barra: el ícono de Salvador
  7. Carnaval: la fiesta más grande y alegre del mundo
  8. Gastronomía: el sabor de Bahía
  9. Música: el ritmo de Bahía
  10. Capoeira: el arte marcial de Bahía
  11. Conclusión

Pelourinho: el corazón colonial de Salvador

Pelourinho

El Pelourinho es el centro histórico y cultural de Salvador, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985. Aquí se encuentra el mayor conjunto de edificios coloniales de los siglos XVII y XVIII de toda América Latina, que reflejan el esplendor de la antigua capital de la colonia portuguesa. Caminar por sus calles empedradas, admirar sus fachadas coloridas y entrar en sus iglesias y museos es un viaje al pasado que te sorprenderá.

El Pelourinho es también el escenario de la vida cotidiana y artística de Salvador, donde podrás ver espectáculos de capoeira, música, danza y teatro al aire libre. Además, aquí se celebran algunos de los eventos más importantes de la ciudad, como el Carnaval, la Fiesta de San Francisco o la Lavagem do Bonfim. No dejes escapar la ocasión de explorar el Pelourinho, el rincón más emblemático e intrigante que Salvador de Bahía tiene para ofrecer.

Iglesias y conventos: el legado religioso de Salvador

Iglesia en Salvador de Bahía

Salvador de Bahía es conocida como la “Roma Negra” por la cantidad y variedad de iglesias y conventos que alberga. Se estima que hay más de 300 templos en la ciudad, que muestran la influencia de la religión católica y de las creencias africanas en la cultura bahiana. Visitar las más impresionantes es una de las cosas que debes hacer en Salvador de Bahía. De todas las iglesias, hay dos de visita obligada para los turistas: la Iglesia de Nosso Senhor do Bonfim y el Convento de San Francisco.

La Iglesia de Nosso Senhor do Bonfim es la más popular y venerada de Salvador, y la de mayor tradición del pueblo bahiano. Construida en el siglo XVIII, alberga la imagen del Cristo crucificado que según la leyenda realizó varios milagros. Los fieles acuden a esta iglesia para pedir favores, agradecer las gracias recibidas y atar cintas de colores en las rejas, que simbolizan sus deseos. La iglesia es conocida por la Lavagem do Bonfim, una festividad que fusiona rituales católicos y afrobrasileños. Este evento se lleva a cabo anualmente en enero, marcado por una procesión acompañada de música y baile.

El Convento de San Francisco es otro de los tesoros arquitectónicos de Salvador, considerado el mejor ejemplo del barroco brasileño. Construido entre los siglos XVII y XVIII, destaca por su fachada blanca y azul, y por su interior decorado con miles de piezas de oro y madera tallada. La iglesia, el claustro y el museo son una maravilla que no te puedes perder. Asimismo, el convento se encuentra en el corazón del Pelourinho, brindándote la oportunidad de visitarlo después de explorar el centro histórico.

Mercado Modelo: el lugar ideal para comprar recuerdos

mercado modelo salvador de bahia

El Mercado Modelo es el mercado de artesanías más grande y antiguo de Salvador, ubicado en un edificio histórico frente al puerto. Aquí podrás encontrar más de 200 tiendas que venden todo tipo de productos típicos de la región, como ropa, joyas, instrumentos musicales, cerámica, pintura, escultura y gastronomía. El mercado es el lugar perfecto para comprar recuerdos originales y de calidad, y para conocer la cultura y el arte bahianos.

Además de comprar, el Mercado Modelo también es un buen lugar para comer y beber. En su planta baja hay varios restaurantes que ofrecen platos tradicionales de la cocina local, como el acarajé, el moqueca o el vatapá. También hay bares donde podrás probar la caipirinha, el cóctel nacional de Brasil, o el licor de cacao, una bebida típica de Bahía. El Mercado Modelo es un sitio animado y agradable, donde podrás disfrutar del ambiente y de la hospitalidad de los bahianos.

Elevador Lacerda: el ascensor más famoso de Brasil

Elevador lacerda en salvador de bahia

El Elevador Lacerda es uno de los símbolos de Salvador de Bahía, y una de las atracciones turísticas más curiosas de la ciudad. Se trata de un ascensor público que conecta la Ciudad Alta con la Ciudad Baja, salvando un desnivel de 72 metros. El elevador fue construido en el siglo XIX, y fue el primero de su tipo en el mundo. Hoy en día, sigue siendo el medio de transporte más rápido y barato para moverse entre las dos partes de la ciudad, y es utilizado por miles de personas cada día.

El Elevador Lacerda no solo es útil, sino también bonito. Su estructura de hierro y sus cuatro cabinas de estilo art decó le dan un aire elegante y retro. Además, desde sus miradores se puede disfrutar de una vista panorámica de la Bahía de Todos los Santos, el puerto y el Mercado Modelo. El Elevador Lacerda es una experiencia que no te puedes perder si visitas Salvador de Bahía, y que te permitirá conocer la ciudad desde otra perspectiva.

Playas: el paraíso para los amantes del sol y el mar

Playas Salvador de bahia

Estar en Brasil y no ir a sus playas es imperdonable, y más si estás en Salvador de Bahía. Sus aguas oceánicas, y de diferentes tonalidades, atraen a miles de turistas cada año. En total son 50 kilómetros de costas paradisíacas, divididas en las playas de la Ciudad Alta, con aguas del Océano Atlántico; y las playas de la Ciudad Baja, bañadas por la Bahía de Todos los Santos. Generalmente, el oleaje de estas playas se mueve entre moderado y fuerte. Casi todas cuentan con amplias franjas de arenas, apropiadas para practicar deporte, caminar por sus orillas o relajarse viendo los atardeceres entre cielos anaranjados y azules. La mayoría de las playas de Salvador de Bahía cuentan con kioskos, que ofrecen servicios de comida, bebida y sombrilla para protegerse del sol.

Entre las playas más populares y bonitas de Salvador de Bahía se encuentran:

  • Farol da Barra: es la playa más famosa y concurrida de la ciudad, situada junto al emblemático faro que le da nombre. Es una playa urbana, con un ambiente animado y cosmopolita, ideal para practicar surf, buceo o simplemente tomar el sol. Además, es el mejor lugar para ver el atardecer y el amanecer en Salvador, con unas vistas espectaculares del horizonte y del faro iluminado.
  • Porto da Barra: es una de las pocas playas de la Ciudad Baja, y una de las más bonitas y tranquilas. Sus aguas son claras y calmadas, perfectas para nadar, hacer snorkel o pasear en kayak. Su arena es blanca y suave, y está rodeada de palmeras y vegetación. Es una playa familiar, con un ambiente relajado y acogedor, donde podrás disfrutar de la naturaleza y la paz.
  • Flamengo: es una de las playas más alejadas y exclusivas de Salvador, ubicada al norte de la ciudad. Es una playa de gran belleza, con aguas azules y cristalinas, y arena dorada y fina. Está protegida por arrecifes de coral, que forman piscinas naturales ideales para el baño. Es una playa tranquila y elegante, con una infraestructura de calidad, que incluye hoteles, restaurantes y bares de lujo.

Guía de las mejores playas de Salvador de Bahía

Farol da Barra: el ícono de Salvador

Farol da Barra

El Farol da Barra es el faro más antiguo de América, y uno de los monumentos más representativos de Salvador de Bahía. Fue construido en el siglo XVI, sobre las ruinas de un antiguo fuerte portugués, para guiar a los barcos que entraban y salían de la bahía. El faro tiene una altura de 22 metros, y una luz que alcanza los 32 kilómetros de distancia. Su estructura es de color blanco, con franjas rojas y negras, que le dan un aspecto distintivo y elegante.

El Farol da Barra no solo es un faro, sino también un museo. En su interior se puede visitar el Museo Náutico da Bahia, que exhibe una colección de objetos relacionados con la historia marítima de la región, como mapas, instrumentos, armas, monedas y maquetas. El museo también cuenta con una sala dedicada a los naufragios ocurridos en la costa de Bahía, donde se pueden ver restos de barcos y objetos rescatados del fondo del mar.

El Farol da Barra es una visita obligada en Salvador de Bahía, no solo por su valor histórico y cultural, sino también por su belleza y su ubicación privilegiada. Desde el faro se puede disfrutar de una vista panorámica de la playa de Barra, una de las más bonitas y populares de la ciudad. Además, el faro es el mejor lugar para contemplar el atardecer y el amanecer en Salvador, con unos colores y unas luces que te dejarán sin aliento.

Carnaval: la fiesta más grande y alegre del mundo

Carnaval en las calles de Salvador de Bahia

Si hay algo que caracteriza a Salvador de Bahía es su Carnaval, considerado el más grande y alegre del mundo. Cada año, durante seis días, la ciudad se transforma en un escenario de música, baile, color y diversión, que atrae a millones de personas de todo el mundo. El Carnaval de Salvador es una fiesta popular, democrática e inclusiva, donde todos pueden participar y disfrutar.

El Carnaval de Salvador se celebra en tres circuitos principales, que recorren las principales avenidas y plazas de la ciudad. En cada circuito, hay una serie de carrozas llamadas “tríos eléctricos”, que llevan a los artistas y bandas más famosos de Brasil, que tocan en vivo los ritmos típicos de Bahía, como el axé, el samba-reggae o el pagode. Detrás de cada trío eléctrico, hay una multitud de personas que bailan y cantan al ritmo de la música, formando lo que se conoce como “bloco”. Los blocos son grupos organizados, que suelen llevar camisetas o disfraces iguales, y que pagan una cuota para seguir a su trío eléctrico favorito. Los blocos más conocidos son el Camaleão, el Olodum o el Timbalada.

Además de los blocos, hay otra forma de vivir el Carnaval de Salvador: los camarotes. Los camarotes son espacios privados, situados a lo largo de los circuitos, que ofrecen una vista privilegiada de la fiesta, y que cuentan con servicios de comida, bebida, seguridad y entretenimiento. Los camarotes son más caros y exclusivos que los blocos, y suelen atraer a celebridades y personalidades. Los camarotes más famosos son el Salvador, el Planeta Band o el Skol.

El Carnaval de Salvador es una experiencia única e inolvidable, que te hará sentir la alegría y la energía de la gente de Bahía. Si quieres conocer la esencia de la cultura bahiana, no puedes perderte esta fiesta, que te hará bailar, cantar y divertirte como nunca.

Gastronomía: el sabor de Bahía

acarajé
Acarajé

La gastronomía de Salvador de Bahía es una de las más ricas y variadas de Brasil, y una de las razones por las que vale la pena visitar esta ciudad. La cocina bahiana es el resultado de la fusión de las tradiciones culinarias de los indígenas, los portugueses y los africanos, que le dan un sabor único y exótico. Los ingredientes más utilizados son el pescado, el marisco, el aceite de palma, el coco, el maíz, el arroz y los frijoles. Los platos más típicos son el acarajé, el moqueca, el vatapá, el bobó de camarão y el caruru.

El acarajé es el bocado más famoso y popular de Salvador, y se puede encontrar en casi todas las esquinas de la ciudad. Se trata de una especie de buñuelo frito, hecho con masa de frijoles y relleno de camarones, salsa de tomate, vinagreta y pimienta. El acarajé se come con las manos, y se puede pedir más o menos picante, según el gusto. Es un plato sencillo, pero delicioso y nutritivo, que se suele acompañar de una bebida refrescante, como el agua de coco o el zumo de frutas.

El moqueca es otro de los platos más representativos y sabrosos de la cocina bahiana. Se trata de un guiso de pescado o marisco, cocinado con leche de coco, aceite de palma, cebolla, tomate, cilantro y pimienta. El moqueca se sirve en una cazuela de barro, que conserva el calor y el aroma, y se come con arroz blanco, farofa (harina de mandioca tostada) y pirão (salsa espesa de harina de mandioca y caldo). El moqueca es un plato suave, cremoso y aromático, que te hará sentir el sabor del mar.

El vatapá es otro plato típico de Bahía, que se suele servir como acompañamiento del acarajé o del moqueca. Es una pasta espesa, hecha con pan rallado, leche de coco, aceite de palma, camarones, cacahuetes, castañas de cajú y especias. El vatapá tiene un sabor intenso y picante, que contrasta con la suavidad del acarajé o del moqueca. Es un plato que aporta mucha energía y que se suele comer en ocasiones especiales, como el Carnaval o las fiestas religiosas.

El bobó de camarão es otro plato delicioso, que se parece al moqueca, pero con un ingrediente diferente: la yuca. Se trata de un puré de yuca, cocinado con leche de coco, aceite de palma, camarones y condimentos. El bobó de camarão se sirve en una cazuela de barro, y se come con arroz blanco, farofa y pirão. Es un plato cremoso, suculento y lleno de sabor, que te hará chuparte los dedos.

El caruru es otro plato tradicional de Bahía, que tiene su origen en la cultura africana. Se trata de un guiso de quiabo (una verdura parecida al okra), camarones, cebolla, ajo, jengibre, aceite de palma y pimienta. El caruru se sirve con arroz blanco, vatapá, farofa y salada (ensalada de tomate, cebolla y vinagre). Es un plato picante, aromático y nutritivo, que se suele comer en las fiestas de los santos, como el San Cosme y el San Damián.

La gastronomía de Salvador de Bahía es una de las más ricas y variadas de Brasil, y una de las razones por las que vale la pena visitar esta ciudad. La cocina bahiana es el resultado de la fusión de las tradiciones culinarias de los indígenas, los portugueses y los africanos, que le dan un sabor único y exótico. Los ingredientes más utilizados son el pescado, el marisco, el aceite de palma, el coco, el maíz, el arroz y los frijoles. Los platos más típicos son el acarajé, el moqueca, el vatapá, el bobó de camarão y el caruru.

Música: el ritmo de Bahía

La música es otra de las expresiones culturales más importantes y características de Salvador de Bahía. La música bahiana es el resultado de la mezcla de los sonidos y los ritmos de los indígenas, los portugueses y los africanos, que crearon una variedad de géneros musicales que reflejan la diversidad y la identidad de la región. Algunos de los estilos más populares y reconocidos de la música bahiana son el axé, el samba-reggae, el pagode, el arrocha y el forró.

El axé es el género musical más famoso y representativo de Bahía, y el que anima el Carnaval de Salvador. El axé surgió en los años 80, como una fusión de elementos del frevo, el reggae, el rock, el funk y la música afrobrasileña. El axé se caracteriza por su ritmo alegre y contagioso, que invita a bailar y a celebrar la vida. Algunos de los artistas más destacados del axé son Ivete Sangalo, Daniela Mercury, Claudia Leitte, Bell Marques y Carlinhos Brown.

El samba-reggae es otro género musical que nació en Bahía, y que tiene una fuerte influencia de la cultura africana. El samba-reggae se originó en los años 70, como una variación del samba, con elementos del reggae, el funk y la música percusiva. El samba-reggae se distingue por su ritmo sincopado y cadencioso, que crea una atmósfera de resistencia y protesta. Algunos de los grupos más emblemáticos del samba-reggae son Olodum, Timbalada, Ilê Aiyê y Filhos de Gandhy.

El pagode es otro género musical que se popularizó en Bahía, y que tiene su origen en el samba de roda. El pagode se desarrolló en los años 90, como una forma de samba más moderna y comercial, con letras románticas y humorísticas. El pagode se toca con instrumentos como el cavaquinho, el pandeiro, el banjo y el tantan. Algunos de los exponentes más exitosos del pagode son Harmonia do Samba, É o Tchan, Psirico y Léo Santana.

El arrocha es otro género musical que se hizo famoso en Bahía, y que tiene su raíz en el brega. El arrocha surgió en los años 2000, como una mezcla de elementos del forró, el sertanejo y el pop. El arrocha se caracteriza por su ritmo lento y sensual, que invita al romance y al coqueteo. Algunos de los cantantes más conocidos del arrocha son Pablo, Tayrone, Silvanno Salles y Nara Costa.

El forró es otro género musical que se escucha mucho en Bahía, y que tiene su origen en el nordeste de Brasil. El forró se creó en los años 40, como una adaptación del baião, con influencias del xote, el xaxado y el coco. El forró se toca con instrumentos como el acordeón, la zabumba y el triángulo. El forró se distingue por su ritmo rápido y alegre, que invita a bailar en pareja y a disfrutar de la fiesta. Algunos de los artistas más renombrados del forró son Luiz Gonzaga, Dominguinhos, Falamansa y Aviões do Forró.

La música de Salvador de Bahía es una de las más ricas y variadas de Brasil, y una de las razones por las que vale la pena visitar esta ciudad. La música bahiana es el resultado de la mezcla de los sonidos y los ritmos de los indígenas, los portugueses y los africanos, que crearon una variedad de géneros musicales que reflejan la diversidad y la identidad de la región. Algunos de los estilos más populares y reconocidos de la música bahiana son el axé, el samba-reggae, el pagode, el arrocha y el forró.

Capoeira: el arte marcial de Bahía

Practicando el Capoeira

La capoeira es una de las manifestaciones culturales más originales y auténticas de Bahía, y una de las más admiradas y practicadas en el mundo. La capoeira es un arte marcial que combina elementos de lucha, danza, música y filosofía, y que tiene su origen en la época de la esclavitud, cuando los africanos la usaban como una forma de resistencia y liberación. La capoeira se basa en movimientos ágiles y acrobáticos, que se realizan al ritmo de instrumentos como el berimbau, el atabaque y el pandeiro, y que se acompañan de cantos y palmas.

La capoeira se divide en dos estilos principales: la capoeira angola y la capoeira regional. La capoeira angola es la más antigua y tradicional, y se caracteriza por ser más lenta, más cercana al suelo y más ritualística. La capoeira regional es la más moderna y popular, y se distingue por ser más rápida, más alta y más espectacular. Ambos estilos tienen sus propias reglas, técnicas y maestros, pero comparten la misma esencia y el mismo objetivo: expresar la cultura y la identidad de Bahía.

La capoeira es una actividad que no te puedes perder si visitas Salvador de Bahía, ya que es una forma de conocer y apreciar la historia y la cultura de la región. Puedes ver espectáculos de capoeira en las plazas y las calles del Pelourinho, o en los centros culturales y las escuelas de la ciudad. También puedes aprender y practicar capoeira en alguno de los muchos talleres y cursos que se ofrecen para todos los niveles y edades. La capoeira es un arte marcial que te hará sentir la fuerza y la belleza de Bahía.

Conclusión

Salvador de Bahía es una ciudad que tiene mucho que ofrecer a los viajeros que buscan una experiencia auténtica y divertida. Con una rica historia, una cultura afrobrasileña única, una gastronomía deliciosa y unas playas paradisíacas, Salvador tiene planes para todos los gustos y edades. En este artículo, te he propuesto 10 planes imprescindibles que hacer en Salvador de Bahía, desde recorrer su centro histórico hasta bailar al ritmo de la música local. Espero que te haya gustado este artículo, y que te animes a visitar Salvador de Bahía, la ciudad más colorida de Brasil. ¡Te aseguro que no te arrepentirás!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Más Información