Qué hacer en Natal: Donde la Playa se Encuentra con la Historia

Natal Brasil

Natal es la capital del estado de Rio Grande do Norte, y una de las ciudades más soleadas y alegres de Brasil. Su nombre se debe a que fue fundada el día de Navidad, en 1599, por los portugueses. Natal es famosa por sus playas paradisíacas, sus dunas de arena y sus piscinas naturales, que la convierten en un destino ideal para los amantes del mar y la naturaleza. Natal también tiene un rico patrimonio histórico y cultural, que se refleja en su centro histórico, sus fortalezas, sus iglesias y sus museos. Además, Natal es el punto de partida para conocer otros lugares increíbles de la región, como Pipa, Maracajaú y Galinhos.

En este artículo, te mostramos algunas de las mejores cosas que hacer en Natal, tanto en el centro como en los alrededores. Estas son las actividades que no te puedes perder si quieres disfrutar al máximo de tu viaje a Natal.

Índice
  1. Visitar el Fuerte de los Reyes Magos
  2. Disfrutar de la Playa de Ponta Negra
  3. Conocer el Centro Histórico de Natal
  4. Tomar el paseo en buggy por las Dunas de Genipabu
  5. Visitar el Parque das Dunas
  6. Degustar la gastronomía de Natal
  7. Disfrutar de la vida nocturna de Natal
  8. Conclusión

Visitar el Fuerte de los Reyes Magos

Fuerte

El Fuerte de los Reyes Magos (Forte dos Reis Magos) es el monumento más antiguo y emblemático de Natal, y una de las principales atracciones turísticas de la ciudad. Fue construido entre 1598 y 1620, por los portugueses, para defender la ciudad de los ataques de los franceses y los holandeses.

El fuerte tiene una forma de estrella, y está situado en la desembocadura del río Potengi, donde se puede apreciar una hermosa vista del mar y de la ciudad. El fuerte alberga un museo, que cuenta la historia y la importancia del fuerte para la cultura de Natal.

Disfrutar de la Playa de Ponta Negra

La Playa de Ponta Negra (Praia de Ponta Negra) es la más famosa y visitada de Natal, y una de las más bonitas y animadas de la ciudad. Se extiende a lo largo de 4 km de costa, y ofrece aguas cálidas, arenas blancas y cocoteros. La playa también cuenta con una amplia oferta de servicios, como sombrillas, sillas, duchas, baños, comida y bebida. La playa de Ponta Negra es el lugar perfecto para relajarse, tomar el sol, bañarse, practicar deportes acuáticos y divertirse. Además, la playa tiene como telón de fondo el Morro do Careca, una enorme duna de arena que es el símbolo de Natal.

Conocer el Centro Histórico de Natal

El Centro Histórico de Natal es el lugar donde se fundó la ciudad, en el siglo XVI, y donde se conservan algunos de los edificios y monumentos más antiguos y representativos de la ciudad. El centro histórico se puede recorrer a pie, siguiendo el circuito de la Línea Turismo, que es un autobús que pasa por los principales puntos de interés. Entre ellos, se destacan la Catedral Metropolitana, el Palacio Felipe Camarão, el Teatro Alberto Maranhão, el Museo Câmara Cascudo y la Rampa, donde se puede ver el primer ascensor de Brasil. El centro histórico es un lugar imprescindible para conocer la historia, la cultura y el encanto de Natal.

Tomar el paseo en buggy por las Dunas de Genipabu

Paseo en buggy

El paseo en buggy por las Dunas de Genipabu es una de las excursiones más populares y emocionantes que se pueden hacer desde Natal. El paseo consiste en recorrer las dunas de arena y las playas de Genipabu, un parque ecológico que alberga una gran diversidad de flora y fauna. El paseo se puede hacer con o sin emoción, según el grado de velocidad y adrenalina que se prefiera.

El paseo también incluye paradas en lagunas de agua dulce, donde se puede refrescarse y disfrutar de actividades como el esquí-bunda, el aerobunda y el kamikaze. El paseo en buggy por las Dunas de Genipabu es una aventura inolvidable, que te hará sentir la emoción y la belleza de Natal.

Visitar el Parque das Dunas

El Parque das Dunas (Parque das Dunas) es una reserva ecológica que protege una de las mayores áreas de dunas urbanas del mundo, y que tiene una gran importancia para el equilibrio ambiental de la región. El parque tiene una superficie de 1.172 hectáreas, y alberga una gran diversidad de especies de plantas y animales, muchos de ellos endémicos y amenazados.

El parque ofrece varias opciones de ocio y educación ambiental, como senderos, miradores, áreas de picnic, auditorios, exposiciones y talleres. El parque también tiene un centro de visitantes, donde se puede obtener información y orientación sobre el parque.

Degustar la gastronomía de Natal

La gastronomía de Natal es una de las más variadas y sabrosas de Brasil, y refleja la influencia de las culturas indígena, africana y portuguesa, que se mezclaron en la región. La gastronomía de Natal tiene platos típicos, como el camarão na moranga, el caranguejo, el baião de dois y el escondidinho, y también platos internacionales, como la paella, el sushi, el ceviche y el couscous.

La gastronomía de Natal también tiene dulces, como el pudim de tapioca, el bolo de rolo, el cajuzinho y el brigadeiro, y bebidas, como el agua de coco, la caipirinha, el suco de cajá y el guaraná. La gastronomía de Natal se puede degustar en los diversos restaurantes, bares, quioscos y mercados de la ciudad, que ofrecen opciones para todos los gustos y bolsillos.

Disfrutar de la vida nocturna de Natal

La vida nocturna de Natal es una de las más animadas y divertidas de Brasil, y ofrece opciones para todos los gustos y edades. La ciudad tiene una gran variedad de bares, pubs, discotecas y salas de conciertos, donde se puede disfrutar de la música, la bebida y el ambiente. Algunos de los lugares más populares son la Rua Chile, la Rua do Salsa, la Praia de Ponta Negra y la Praia dos Artistas, que concentran la mayor parte de la movida nocturna.

La ciudad también tiene eventos culturales, como el Carnatal, el mayor carnaval fuera de época del país, que se celebra en diciembre, y el Festival Mada, el mayor festival de música alternativa del nordeste, que se celebra en octubre. La vida nocturna de Natal es una oportunidad para conocer la gente, la cultura y la diversión de la ciudad.

Conclusión

Estas son solo algunas de las cosas que puedes hacer en Natal, una ciudad que te sorprenderá por su sol, su mar, su naturaleza y su cultura. Natal es un destino que te ofrece una gran variedad de opciones, tanto en el centro como en los alrededores. Sea cual sea tu preferencia, seguro que encontrarás una actividad que se adapte a tus expectativas y que te haga vivir una experiencia inolvidable. No lo dudes más y planea tu viaje a Natal, la capital del sol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Más Información